domingo, 25 de septiembre de 2016

punto cero



Es complejo vivir...extremadamente complejo y sólo vivimos una vez, (al menos visto desde este lado del mundo) vivimos en vivo, sin ensayos, si te equivocás la cosa se arregla sobre la marcha...o no.
Cuando la computadora se tilda, sin explicaciones demasiado serias, se resetea y ya, vuelve a funcionar, como si en ese procedimiento se sacara de encima los fantasmas del momento.

Que fácil sería hacer algo parecido con nuestra humanidad!

En el quehacer proyectual suele pasar algo parecido, nos embalamos en lo que parece una idea consistente y nos proyectamos a desarrollos y procesos que deberían garantizar el ansiado momento del resultado. 
Es duro retroceder al punto en que la encrucijada se nos presenta como alternativa para volver a intentar, si el resultado se ha volatilizado en las galaxias del desánimo. 

Es imposible volver al punto cero, quizás ni siquiera exista.
Es imposible resetearnos (donde estará el botón?)
Es imposible dejar de ser para volver a ser.

Vivir es muy parecido a proyectar, este verbo que tan bien conocemos en nuestra facultad.
Y proyectar se nos mezcla con vivir, a cada rato y en cualquier lugar, como un virus...
pero de los buenos, de los virus que nos cuestionan todos y cada uno de nuestros días.

Abrazo queridos
Gustavo Barbosa

fotografía: Jade B. Ribeiro

sábado, 17 de septiembre de 2016

organismo






































Ayer viernes, mientras sonaba la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires en diálogo con el imponente espacio de nuestro patio central, ante la atenta escucha de muchos que colmaban la planta baja y nuestras generosas barandas, me preguntaba en cuantas dimensiones se produce conocimiento en una comunidad.

En nuestro caso: en los talleres, en las aulas frente a magistrales teóricas, en los pasillos, en el saludo de cada día con cada personaje ya entrañable del pabellón, en la mirada fugaz de nuestro gato oficial, en los bares, en los rincones secretos, en las escaleras, en los abrazos, en las sonrisas?

Donde? 

Cada uno de nosotros somos parte de este maravilloso organismo que es el ámbito donde aprendemos, donde desatamos pasiones, muchas veces con esfuerzos demoledores, quizás, en algunos casos, hasta terminales.

Todos ponemos algo, todos sacamos algo, y algún sabio saber universal establece el equilibrio fundamental para que ésto siga y siga, adoptando las formas del momento.
Si de formas y saberes se trata, es nutriente estar atento para no pasar desapercibientes y mucho menos indiferentes a semejante espectáculo.

Alguien me dijo ayer, "que la música llene todo este lugar"...yo agregaría: que la música del pabellón nos llene el camino.

Abrazo
Gustavo Barbosa

como te quiero Negro!

viernes, 9 de septiembre de 2016

colores en el pabellón 3






































Elecciones en la Fadu.
Se pone en juego el manejo del Centro de Estudiantes.
La policromía invade pasillos, el patio, los talleres y nuestra atención.

Los pactos se renuevan, se sostienen o se prostituyen, hay para elegir
Las caras persisten, los oradores se multiplican y la receptividad no siempre acompaña.

Parece haber infinitos planos en la vida del pabellón 3,
de intrincados e infinitos matices,
de frívolos pareceres y de concienzudos postulados,
de resistencias, fluencias, transas, acuerdos, trincheras y demás,
las elecciones encienden la voz estudiantina para anticipar el 2017, año electoral.
Encienden todas las voces, las que vamos aportando cada uno.

Que color teñirá la Fadu?

Piensen con cuidado mis queridos lectores, es nuestro lugar.

Abrazo
Gustavo Barbosa

sábado, 3 de septiembre de 2016

hipervínculos

Resultado de imagen para calcos familia


En el diario trajín a través de la ciudad podemos disfrutar de todo tipo de delicias, automovilistas trastornados, asesinos encubiertos en bicicleta, colectivos en vuelo rasante, ruido, humo, más ruido, bocinas, impaciencia, histerias y rastros de barbarie.
Sin embargo si observamos con especial detenimiento podremos encontrar un mensaje subliminal de amor que nos enfrenta con aire desafiante desde la luneta trasera del automóvil que nos precede.
Estas osadas exhibiciones de familia explícita me...

Sin intentar menoscabar la acción constituyente de la familia en el tejido social, esta ostentación del orden, del bien como Dios manda, de mostrar lo correcto y dejar por fuera, lo distinto, lo incorrecto, genera profundos sentimientos de exclusión.

La muestra innecesaria de un sospechoso estado de felicidad doméstica recortan del mapa de nuestra benemérita clase media, todo lo que sea otra conformación social, la soledad, las asimetrías, las parejas del mismo sexo y toda conformación que no sea la "normal".

Nada parece inocente en el escenario que nos toca, diría mejor, que nos amenaza.

La exaltación de lo individual, aunque del grupo familiar se trate, insolidariza nuestras conductas y nos enceguece a la otredad. El tejido social requiere de un estado de alerta permanente, so pena de quedar encerrados en el gelatinoso universo del ombligo propio.

Abrazo amigos
Gustavo Barbosa

sábado, 27 de agosto de 2016

noches de radio























Si  de imaginación hablamos, la radio es el lugar esencial.
Este medio audiovisual, audio parlante y visual imaginario, en muchas casos constituye un lugar de formación. 

Revisando los rincones de la memoria aparecen imágenes de indeleble matiz.
En los '70s, a nuestros 16, 17 años aparece la FM en Argentina y la música comienza a ocupar un sitial de honor en esas transmisiones. 
El notable cambio de calidad en el sonido, el rock que comenzaba su despliegue y nuestra curiosidad sin límite, conformaron una trilogía que, inevitablemente, cambió el curso de la vida.
Como no recordar esas noches mitológicas en las que, con mi querido amigo Alfredo, íbamos al estudio de la calle Maipú de la hoy Radio Nacional, para presenciar en vivo la transmisión de "Música con Ton, Son... y Williams", uno de los pocos programas que existían dedicados a la música beat, como se llamaba entonces.
Las 5 de la mañana nos encontraba felices volviendo a pie por la avenida Rivadavia

Las AM y FM convivieron desde entonces en una cadencia constante, alejada de horarios, inmersos en noches de entregas, noches de soledad y de amigos.

Siempre la radio.

Después llegaron los programas de autor, los conducidos por gente infinitamente enamorada de la música, "El Tren Fantasma", de Omar Cerasuolo, "El Intruso" de Marcelo Morales, "Animal de Radio" y "Radio Bangkok" del querido Lalo Mir y los entrañables "La Casa del Rock Naciente" del amigo Alfredo Rosso y "Algo Está Pasando" del amigo Claudio Kleiman, entre otras muchas imborrables producciones radiales.

Siempre la radio.

Voces increíbles, músicas que irrumpieron en nuestra humanidad, aprendizajes eternos y paisajes de fantasía . Todo eso es la radio.

Vayan estas palabras para aquellos que se han transformado en parte de nuestra vida y de nuestra historia.
96 años de radio en Argentina, salud!

Abrazo
Gustavo Barbosa

para mis amigos, los Alfredos y Claudio, con infinito afecto



sábado, 13 de agosto de 2016

políticas




Allá por los '70s no militar en política era impensado.
Algunos, muy pocos, militábamos de otras maneras. Cultivábamos la música y sus alrededores. El incipiente rock.
Toda una decisión en el medio de una tremenda violencia.
Todo un posicionamiento que muy lejos estaba de atender un aspecto frívolo y liviano.
Era apostar a la no violencia y al concepto que años después el Flaco Spinetta diría tan bien en su tema "Cuando el arte ataque".

La vida tiene vueltas impensadas y mientras uno va ejerciendo ésto de vivir, los acontecimientos se priorizan proponiéndonos nuevas formas.
Hoy la música y la política se han transformado en unívocas, y ambas configuran los retazos de rebeldía que permanecen en pie.
El sonido de esta época no permite la indiferencia, estar donde estamos implica desarrollar otras formas de resistencia.No hay otro camino. 

El autor alemán Bertolt Brecht lo señala de manera impecable:

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha su pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales."

Abrazo
Gustavo Barbosa

para estos días de Madres

Agradecimiento especial al amigo Alfredo por esta perla

fotografía: autor desconocido




martes, 9 de agosto de 2016

hilvanes



































A veces la vida te envuelve en sutiles enredos,
y en el medio de semejante tumulto es difícil discernir entre lo real y lo imaginado, entre lo posible y la fantasía, entre la vivencia y una imagen, entre el pasado y el futuro.

Como si viviéramos hilvanado escenas para algún día dedicarnos a la puntada definitiva.

Los que vivimos, enseñamos, aprendemos, abrevamos, nos apasionamos y sufrimos en el universo del proyecto, ejercemos esta constante condición de prearmar una realidad repleta de escenarios de fantasía que se gestan en nuestra imaginación para muchas veces perderse en los confines de la deconstrucción y otras tantas materializarse en trans realidades asombrosas.

Hiper realidades, como diría el amigo Baudrilliard, con quien tuve el placer de compartir una cena de amigos.

Muchas vidas en una vida, muchas realidades en una realidad, quien puede diferenciar el hilván del punto que define?

Cada minuto es una otra vida, cada proyecto es una otra vida.

Lo impresionante, lo que verdaderamente impresiona es darte cuenta que un buen día estás trazando los puntos definitivos, los que te ganaste en los infinitos intentos del tránsito definitivo.

Nos reencontramos en unos días mis queridos, con lo que haya quedado de nosotros.
Como siempre, un verdadero placer

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Tony Luciani