domingo, 15 de enero de 2017

jeremy






































Desde hace unos días me persigue Jeremy Irons,
no él en persona claro, sino sus películas, algunas me miran y se dejan mirar,
es raro, pero es.
Rescato este texto de "Damage" que me sorprendió:

"...lo que nos hace ser como somos es intangible,
está más allá del conocimiento
nos enamoramos porque nos da una idea de lo que no es cognoscible 
nada más importa..."

Pensé, nosotros, los que diseñamos, hacemos cosas tangibles, materiales, sólidas, las que necesariamente llevan impregnada esa cualidad de sustancia intangible, invisible, mágica. Con que parte nuestra logramos aprehender y constituir semejante diversidad?

Con el amor?
Con la pasión?
Con la racionalidad?

Con todo ello?

Vínculos y objetos. Se nos va la vida construyendo ambos. 

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Aitor Lara


jueves, 12 de enero de 2017

días de blog






































Se cumplen 8 años del blog.
Breve o extenso período según se lo mire. 
Ha mutado su contenido infinitas veces al compás de los vaivenes emocionales, contextuales, circunstanciales y académicos de quien les habla, perdón, de quien les escribe.
Con la idea de develar un intangible espacio entre lo personal y lo educativo, estos breves relatos intentan provocar al lector a la propia búsqueda constante de la pregunta como el ariete que horade la realidad heredada y aceptada.

Un curso de Dibujo, un taller, un momento de crecimiento.
Un objeto representacional, un pensamiento crítico, un camino proyectual.

En eso estamos, ese es nuestro camino.
Acá y así estamos.

Abrazo
Gustavo Barbosa

para ustedes

miércoles, 4 de enero de 2017

la pieza










Por esos vericuetos del lenguaje, la palabra pieza tiene muchas y variadas inflexiones:
"me quedé de una pieza", "él era una buena pieza", "le comí una pieza" y demás.
De todas, la acepción que refiere a habitación me interesa en particular.

En la disciplina arquitectónica la nominación de los locales en un edificio ha ido cambiando a través del tiempo, living-room, hall, toilette, suite, han ido pasando a ser estar, baño, dormitorio etc, a medida que se ha develado cierto cipayismo nominativo, algunas de las cuales aún persisten en el lenguaje inmobiliario con ínfulas de Real State.

En nuestro cotidiano devenir los espacios del habitar van permitiendo desplegar nuestro desarrollo cosmogónico vivencial. Así el aséptico dormitorio se va transformando en la pieza o, mejor aún, en el cuarto.
Refugio durante la adolescencia, escenario de fantasías sexuales, improvisado comedor, la pieza/cuarto nos conecta con lo mejor y lo peor de la vida en familia. 

Pieza, cuarto, dormitorio, bulo, fortaleza de la soledad, bunker o como quieras llamarlo, quien no imaginó una vida venturosa desde esas 4 paredes?

Quien no se sintió conectado con el universo desde ese espacio, aún sin internet, celular, TV, teléfono fijo (que era?), tan sólo con la sempiterna música?

Abrazo 2017 recién estrenado
Gustavo Barbosa

sábado, 31 de diciembre de 2016

el 17


No hay texto alternativo automático disponible.






























En horas comienza el 2017.
Brindo por ello con ustedes, mis indispensable interlocutores.
Brindo por que todos podamos comprender la necesidad de no ceder posiciones para defender nuestro lugar en el mundo, la Fadu, la UBA y la educación pública en nuestro país.
Brindo por hacer respetar nuestra capacidad crítica e irreverente para alejar a los fantasmas del desánimo.
Brindo por sostener la sonrisa como un estado sanador indispensable.
Brindo por seguir aprendiendo en los talleres.
Brindo por nosotros, por los que estamos, por los que se fueron y por los que vendrán.
Acá vamos 2017!
Salud!!

Abrazo amigos, los queremos
Gustavo Barbosa

Ilustración: Tute

martes, 27 de diciembre de 2016

2 mil 16






































Parece necesario cerrar el ciclo, cerrarlo con una mirada crítica y posicionada.
En lo personal, el 2016 fue un año de reconocimientos, en el sentido exploratorio del término. Un buen año.

En lo social, el 2016 ha sido difícil, como otros años difíciles, como otras tantas veces para los que trasvasamos las 6 décadas. El gran problema de este momento en particular, es la percepción de lo desmantelado.

Para los que nos dedicamos a construir, a producir objetos, el demoler, el desmantelar, tiene un costado desalentador.

Para los que nos dedicamos a enseñar, el proyecto es para un futuro que, aunque incierto, apueste a la construcción, no al desmantelamiento de la esperanza.

La responsabilidad por lo tanto es la de no ceder al desánimo, por el contrario, es poder visibilizar la medida de lo intangible, provocar la conciencia, encender las voluntades.
Esa es nuestra tarea y lo será por sobre los depredadores de la felicidad.

Abrazo mis queridos,
que terminen bien el año y muchas gracias por estar aquí, sostiene cualquier zozobra.

Gustavo Barbosa

fotografía: Tushar Khandelwal

miércoles, 21 de diciembre de 2016

(in) visible





























Con los años y la experiencia, uno podría establecer algunas clasificaciones de las actitudes del estudiante universitario, el tímido, el audaz, el prepotente, el simpático, el seductor, el despistado, el brillante y demás. La que me interesa en particular es la cualidad de algunos estudiantes de construir con tesón su invisibilización.
Ya sea por infinita timidez, por comodidad, por temor o por aquella nefasta condición pragmática del burgués medio pelo del "no te metás", tan en boga en los años de fierro, el pasar inadvertido es un problema.

En las épocas de la colimba, el hacerse invisible garantizaba no convertirse en el epicentro de los sadismos de suboficiales y oficiales de turno, mis amigos podrían contar innumerables anécdotas al respecto. El servicio militar al ser una de las estupideces más desgastantes que haya pergeñado el estado, justificaba cualquier intento de minimizar el daño generado.

Invisibilizarse en la universidad quizás arrastre taras de la secundaria, problemas familiares desorbitantes o inconformismos inciertos, pero en la práctica, en la Fadu, en nuestras carreras la imagen constituye nuestro lenguaje, por lo que transformar una imagen en algo invisible es harto difícil. Establece una contradicción esencial.
Nuestra tarea principal, en pos del buen ejercicio proyectual, sea propender a la coincidencia entre lo que dibujo, lo que pienso y lo que tengo para decir, el resto sale sólo y cuando sale, el universo brilla mucho más.

Nuestro largo año en el CBC nos da innumerables oportunidades de ayudar a destrabar las porfiadas imágenes invisibilizadas, sólo hay que aprender a mirar con suma atención.

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Cesary Wyszynski
  




PD: ahhh, y feliz navidad!, si el mundo y el gobierno no te sacaron las ganas


domingo, 18 de diciembre de 2016

miopes II (despolarizados)










En'una proporción directa con el precio del automóvil y a pesar de su prohibición, los propietarios de los mismos, con la excusa de atenuar la incidencia de los rayos de febo, oscurecen los cristales para aislarse de la realidad social imperante, ocultándose en su pequeño universo motorizado.

Los que hayan pasado por la atípica experiencia de eliminar la película polarizante, podrán descubrir un nuevo y asombroso mundo que se abre ante sus ojos, incluyendo peatones, bicicletas, animales y otros objetos molestos que suelen interponerse en el camino del raudo conductor polarizado.

Si el querido lector me lo permite, apelo a la auto referencia. Estoy en el medio de una operación (prematura...obvio) de cataratas y de paso, la corrección de mi avanzada miopía. Los resultados están siendo sorprendentes, veo a la distancia con nitidez HD y descubro con sorpresa que los colores no son los de entonces. Algo ha cambiado.
Algo externo está modificando mi capacidad de percepción.

La pregunta sobrevuela mi humanidad sin pedir permiso, cuantas películas  tendré, tendrás, tendremos, que polarizan nuestra percepción?
Más allá de los aspectos físicos tan caros a nuestros afectos como agentes del diseño, cual es nuestra capacidad de bucear en las opacidades de la percepción del mundo?

Cuantos universos mezquinos tenemos para ocultar (nos) lo que nos avergüenza como sociedad?

Cuantos vehículos polarizados usamos para circular, indiferentes, por nuestra vida?

Les dejo estas palabras mientras la lluvia amenaza y yo sigo en HD

Abrazo
Gustavo Barbosa


fotografía: Carmine Chiriacò